Los días pasan y todavía no hay confirmación oficial de Neymar sobre su futuro. Ni la foto de Piqué asegurando que el brasileño “se queda” ha servido para terminar con el dolor de cabeza que sufre el Barça desde que la semana pasada se supiera que el atacante estaba estudiando una oferta del Paris Saint Germain.

En los últimos días, los pesos pesados del vestuario han intentado convencer a Neymar de su importancia en el equipo y parece que está surtiendo efecto porque ahora parece desconfiar del fichaje, aunque no lo ha descartado en ningún momento.

El nuevo capítulo del culebrón Neymar viene este martes desde Francia. Radio Monte Carlo asegura que el clan Neymar habría pedido garantías al PSG para demostrar que está en condiciones de pagar los 222 millones de euros y los demás pagos referentes a la ficha y prima de fichaje.

El entorno del brasileño teme que el gran desembolso del club parisino produzca de nuevo un problema con la UEFA respecto al pair play financiero tal y como le sucedió en 2014.

Por entonces, el PSG tuvo que pagar una multa de 60 millones al máximo organismo del fútbol europeo por gastar más de lo que ingresaba y no pudo elevar los salarios de sus jugadores del primer equipo.

Neymar quiere evitar un paso en falso y ha pedido al Paris Saint Germain que garantice el poder económico para un acuerdo de tal envergadura y evitar que el club sea sancionado ya que la UEFA podría llegar a prohibir su participación en competiciones europeas en la temporada 2018/2019.